El momento de REORGANIZAR la Empresa

 En Metodologías

Tras casi tres meses de confinamiento y a las puertas de una “nueva normalidad”, no podemos olvidar la crisis sanitaria vivida sin honrar a sus víctimas y reconocer el esfuerzo de todos aquellos que han luchado por un objetivo común por encima de sus intereses personales.

Ante esta “nueva normalidad”, todos tenemos la necesidad, de un modo u otro, de reorganizar nuestra vida y nuestro trabajo. Una necesidad de volver a organizar de acuerdo a las nuevas circunstancias o de organizar de manera distinta y de forma que resulte más eficiente y eficaz.

También es un momento para reorganizar nuestros equipos y empresas ante el panorama económico que se presenta que puede amenazar la supervivencia de muchos negocios.

En mi experiencia de 10 años como Directora de Recursos Humanos y ocupando también otros puestos directivos con responsabilidad directa en la gestión, con cientos de personas de diversas culturas y continentes, he abordado diferentes procesos de reorganización y situaciones de crisis.

Durante los primeros años afronté esos procesos apoyándome fundamentalmente en la lógica y en los aspectos formales y legales. Tras comprobar que ese enfoque no era suficiente para generar soluciones eficientes y duraderas en el tiempo, descubrí la visión sistémica que me aportó una mayor perspectiva y mejores resultados.

Ahora, si miro hacia atrás, ojalá hubiera conocido esta visión mucho antes, ¡hubiéramos ahorrado mucho trabajo y quebraderos de cabeza!

Me gustaría compartir mi opinión sobre algunos conceptos básicos que pueden ayudar a las empresas en situaciones de crisis y procesos de reorganización:

  1. En primer lugar, ver y entender la “foto completa” desde la mirada sistémica. La empresa es un sistema vivo con multitud de interrelaciones y conexiones. Es fundamental tener una visión del conjunto y no solo de las partes. En esa foto, es necesario incorporar tanto lo consciente (visible), como lo inconsciente (invisible). También, las interrelaciones y posibles dinámicas “ocultas” que intervienen y que van más allá de la lógica.
  1. En segundo lugar, ser conscientedesde dónde y para qué” se afronta una reorganización, es decir, con qué intención y sentido. Hay que recordar que el líder representa a la empresa, y por tanto sus decisiones están al servicio de la misma, más allá de su interés personal. Y también, si la empresa tiene un propósito, conviene valorar la coherencia entre las decisiones y ese propósito.
  1. En tercer lugar, hay que considerar que cada cambio o acción de un miembro repercute en el resto de los miembros y en todo el sistema. Por ello, es necesario prever cómo las decisiones o acciones van a repercutir en el resto del sistema. Cuando se desarrolla la capacidad de mirar sistémicamente podemos anticiparnos a las reacciones del sistema y apoyarnos en herramientas como pudiera ser una comunicación con trasparencia y confianza para mitigar posibles conflictos futuros, distracciones o malos entendidos.
     
    Por otro lado, si nosotros somos parte del sistema, un cambio en nosotros también afecta al sistema. En general, solemos esperar que otros cambien, y no siempre somos conscientes que el primer cambio puede estar en uno mismo: ¿Qué podemos cambiar nosotros para que el resto cambie? 

    En las dinámicas formativas que hacemos con casos reales este es uno de los principales aprendizajes para los participantes, que adquieren mayor conciencia sobre su posición y lo que ellos pueden cambiar.

  1. En cuarto lugar, aplicar tres principios sistémicos para que las relaciones fluyan más eficientemente en la empresa:
  • PERTENENCIA: “todo miembro tiene derecho a pertenecer al sistema”. Todos los que pertenecen pueden contribuir, todos son parte del problema y de la solución. En las empresas, la pertenencia es temporal. En caso de realizar reorganizaciones que impliquen despidos, es importante tener en cuenta que el despido solo está justificado por el bien común, en ningún modo por intereses personales. Siempre debe hacerse con dignidad y reconocimiento de lo aportado para no generar exclusión.
  • ORDEN: “el orden de cada persona y de los objetivos”. Es importante que haya una estructura organizativa clara que proporcione la suficiente protección, seguridad y orientación a toda la Organización. Para ello es conveniente ordenarla en función del objetivo común y del nivel de aportación. También conviene respetar la jerarquía y la prevalencia a igualdad de responsabilidades. Asimismo, es importante el orden de los objetivos y alinearlos de forma que, consiguiendo el objetivo común, luego cada persona podrá conseguir sus objetivos individuales.
  • EQUILIBRIO: “intercambio equilibrado entre dar y recibir”. En situaciones de crisis, es todavía más importante tener en cuenta este principio, para buscar un intercambio equilibrado que permita la supervivencia del sistema. En la empresa, el equilibrio entre dar y recibir debe basarse en relaciones “entre adultos”, pues es lo que permite crecer y evolucionar.
  1. Por último, enfocarse en la imagen solución. Desde la visión sistémica, se busca la mejor solución para el conjunto del sistema para conseguir soluciones eficientes y duraderas. A través de las configuraciones organizacionales y del coaching sistémico, se pueden chequear escenarios hasta llegar a esa imagen solución. Es realmente importante que, cualquier decisión de reorganización considere tanto los aspectos formales y legales, como esta mirada sistémica.

En definitiva, se trata de afrontar situaciones de crisis y procesos de reorganización pudiendo ver la foto completa, siendo consciente de la intención y el sentido, anticipándose a las reacciones del sistema y aplicando los principios sistémicos para conseguir la mejor solución del conjunto.

Confiamos que estos conceptos y aprendizajes puedan ayudar a las empresas en sus procesos de reorganización incorporando la mirada sistémica para alcanzar objetivos con mayor eficiencia y bienestar.

Desde Systemicall, acompañamos a personas y empresas en procesos de crecimiento, transformación y reorganización para alcanzar sus objetivos con esta visión sistémica, más global y consciente.

Te animo a que pruebes una sesión demostrativa de coaching sistémico y configuraciones organizacionales, verás una nueva perspectiva y te sorprenderás de sus resultados. Y si quieres aprender más, también puedes unirte a nuestra Formación y Talleres de Liderazgo Sistémico, donde podrás adquirir las herramientas necesarias para liderar en el entorno actual con una visión más global y consciente.

Suscríbete a nuestra Newsletter para recibir información de próximas formaciones y actividades.

Al continuar utilizando nuestro sitio web, usted acepta el uso de cookies. Más información

Uso de cookies

Utilizamos cookies de terceros para evaluar el uso que se hace de la Web y la actividad general de la misma. Si usted continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración y obtener más información haciendo clic aquí.

Cerrar